Atajo de Navegación:
Alterno
Hace algunos días, me encontraba caminando por las calles de la ciudad cuando de pronto me encontré rodeado de un sinfín de anuncios que decoran (bastamente) todo el paisaje y que estamos tan acostumbrados a ver que pasamos de largo, entenderán que tenía tiempo de sobra (¿Quién no tiene tiempo de sobra durante las vacaciones?) y por ende decidí buscar un café cercano y detenerme a contemplar con mayor ímpetu aquellos anuncios. He de confesar que llevaba tiempo tratando de encontrar la mejor manera para dar inicio a mi primera entrada de este blog y (por más curioso que parezca) la encontré sentado en ese café.

Mi primera impresión de todos aquellos anuncios fue de asombro puesto que en cada uno de ellos se nota un trabajo arduo y largo, es más, llegue a pensar que todos lograban su cometido a la perfección, transmitían el producto y sus características al consumidor potencial de una manera fácil, y no solo estoy hablando de anuncios de las ya conocidas marcas mundiales que cuentan con edificios completamente llenos de diseñadores dedicados a realizar lo mejor que puedan su trabajo, sino también de aquellos pequeños y medianos negocios que se toman la molestia de presentar sus productos en un cartel, una lona o pintando la fachada de su lugar.

Me encontraba yo pues en este gran análisis de anuncios cuando fui interrumpido por una jovencita de no más de 17 años que me preguntó si yo sabía dónde se encontraba una tienda de libros antiguos en aquella calle, mi sorpresa fue grande y llegué a pensar que era una broma, puesto que a escasos 200 metros, en una lona de aproximadamente dos metros colgada en la fachada de una tienda se encontraban las palabras “Venta de libros antiguos”, pero al ver la seriedad en su rostro me di cuenta que hablaba enserio y me apuré a señalarle la tienda diciendo: “Ahí donde esta esa lona roja”, ella siguió la dirección a donde señalaba, hizo una mueca y respondió: “¿Aquella que tiene flores en la fachada?, perdone, pero no distingo bien los colores” y fue entonces que lo entendí todo:
La lona roja que anunciaba la venta de los libros antiguos era de color rojo brillante y las letras de un rojo claro, cumplía con su cometido, se veía bonita… ¡Pero no estaba pensada para todos!
A partir de ese momento comencé a prestar atención a lo importante, había muchos carteles con combinaciones de colores que no permitían acceder a esa información a cualquiera, letras muy pequeñas, tipografías demasiado exageradas, objetos distorsionados, anuncios demasiado saturados y algunos hasta en otro idioma, los diseños se veían bien, eran atractivos, se destacaban entre tantos, pero no eran accesibles.

En el país existen miles de diseñadores gráficos y entusiastas de Photoshop (como yo les digo) que tienen un talento nato para la creación de obras de arte en el área de publicidad pero que no cuentan con la formación necesaria para garantizar que su trabajo sea accesible para todos, y desgraciadamente también existen aquellos que si tienen esa formación dentro del campo pero que prefieren no aplicarla puesto que exige mayor esfuerzo, más dedicación y sobre todo una fuerza de convencimiento con el cliente impresionante.
Pero regresemos a aquellos que no tienen esa formación, porque espero que sean ellos los que busquen este post y espero que les sirva. Si ustedes quieren comenzar con el diseño gráfico accesible, lo primero que tienen que tener en mente es que el diseño por sí mismo está pensado para que sea útil, el diseño nace de la necesidad del ser humano de transmitir algo a otros (podemos tomar esto como un principio fundamental del diseño), esto quiere decir que siempre que diseñemos algo debe ser perfectamente entendible para CUALQUIER PERSONA QUE LO VEA, si, lo leyeron bien: “CUALQUIER PERSONA QUE LO VEA”.

De primera instancia esto puede asustar al más creativo, porque no es lo mismo realizar un diseño que se vea bonito (entusiastas del Photoshop pongan atención) a un diseño que permita transmitir contenido de una manera más sencilla, pongamos un ejemplo:

Nos encontramos en una campaña para concientizar sobre el autismo, respectivamente al espectro de TDA, sabemos que el color azul es el más utilizado cuando se habla de campañas de concientización del autismo así que decidimos realizar un cartel en puras tonalidades azules, además agregamos toda una descripción sobre el espectro que nos consume más de media página del cartel y una sola imagen. Muchos podrían pensar que este cartel suena excelente, cumple con el propósito y utiliza los colores correctos, pero no estamos pensado en lo “más evidente” y es que toda esa información, tan pocas imágenes y un solo color no ayudan a que las personas presten la atención necesaria al cartel.

Posiblemente es un ejemplo burdo, pero da a entender el pensamiento que debemos tener al diseñar, debemos buscar un diseño útil, no un útil diseño, y es que la diferencia es grande, debemos garantizar el entendimiento, uso y aceptación del diseño para el usuario específico, no generar diseños que puedan servir para algo, además contemplar a cualquier usuario, para que no pase como aquella lona roja que no servía.

Para terminar este primer post, navegando por la web mientras buscaba tips para el diseño gráfico accesible logré encontrar un pequeño manual que puede ayudarnos a comenzar con el diseño gráfico accesible, les recomiendo lo lean y traten de aplicar estas pautas.

Enlace de interés: Manual Práctico sobre Diseño gráfico Accesible

Escrito por: Ángel Martínez,
UX Designer accesible y miembro del taller de accesibilidad web del ITAM.