Atajo de Navegación:
Alterno

Hola lectores ¿cómo están?

Hoy les doy la bienvenida a soy María. Hoy quiero tratar un tema de suma importancia: la seguridad digital. ¿A qué me refiero con este concepto? 

La seguridad digital es muy amplia, abarca desde un antivirus en nuestras PC a algo más complejo como la encriptación de mensajes de correo y muchas otras cosas.

¿Pero cómo se maneja este tema desde la discapacidad visual?

Gracias a que contamos con los lectores de pantalla NVDA y JAWS, podemos navegar y realizar distintos procedimientos de seguridad para proteger nuestras cuentas en las redes sociales así como nuestras cuentas de correo electrónico. Así mismo, podemos actualizar los antivirus en las PC pero, lamentablemente, no todos los antivirus son accesibles con los lectores de pantalla. Tenemos, por ejemplo,  antivirus medianamente accesibles como es el caso de Avira o Windows defender.

Quizá podamos en algunos hacer las tareas básicas como analizar y limpiar. Sin embargo, los antivirus tienen otras funcionalidades que nos ayudarían mucho a incrementar la seguridad de nuestras computadoras, siempre y cuando esas funcionalidades fueran accesibles.

Por otro lado, la comunidad con discapacidad visual es más vulnerable a los fraudes bancarios por medio del portal ya que, debido a la falta de accesibilidad, a veces tenemos que recurrir a la ayuda de alguien para verificar algún dato que el formulario de estos sitios nos pida corregir. Asimismo, cada vez hay más los fraudes que son por correo o a través de portales falsos de los bancos.

Es un tanto complicado identificar un correo malicioso de un correo original, pero no es imposible. Para empezar, hay que tener en cuenta en qué banco tenemos nuestras tarjetas o realizamos pagos. Generalmente, los correos originales mencionan algunos datos como: nuestro nombre u otros datos de nuestra cuenta. Si algún correo nos pide números de cuenta o información personal debemos reconocer o al menos sospechar que algo anda mal.

Continuando con el tema bancario, encontramos también mucho peligro debido a que los cajeros automáticos no tienen alguna asistencia de voz que nos ayude a hacer nuestros movimientos (como retiros). Forzosamente tenemos que buscar a alguien de confianza para que nos ayude. ¿Y si no tenemos a alguien de confianza disponible? Los portales bancarios y los cajeros automáticos deberían ser accesibles.

Por otro lado, siempre debemos verificar si estamos dados de alta (y con qué datos) en algún boletín de servicios, como tiendas en línea, páginas de descargas de programas, artículos informativos, ya que alguna de estas páginas puede no tener la seguridad suficiente para proteger nuestros datos y se puede filtrar nuestra información personal.

Otra recomendación es proteger nuestras cuentas con contraseñas seguras y, a su vez, proteger estas contraseñas de gente extraña que por alguna razón utiliza nuestras PC o celulares.

Para salvaguardar múltiples contraseñas existen herramientas de administración de contraseñas. Programas que son una pequeña base de datos de nuestras contraseñas, las cuales pueden ser consultadas con una contraseña principal. Un ejemplo es Keepassx.

Actualmente, esta herramienta, parcialmente accesible pero en proceso de mejora, nos ayuda a crear contraseñas fuertes y a almacenarlas. Dado a que algunos no estamos acostumbrados a usar contraseñas fuertes y distintas para cada cuenta, esto nos puede ayudar mucho a mantener la seguridad o a reforzarla.

Recuerden también utilizar contraseñas difíciles en su computadora o dispositivos móviles, ya que nadie está exento de pérdida o robo.

Otra recomendación es respaldar nuestra información periódicamente, no solo en la nube, sino también en otros medios físicos. Así como la información relevante necesita ser protegida, existe cierta información como historiales de chats almacenados que probablemente deberían ser eliminados. Es decir, todo lo que consideremos innecesario hay que borrarlo.

En cuanto a nuestros perfiles en redes sociales busquemos asegurarlos leyendo las configuraciones de privacidad y verifiquemos con quien compartimos lo que publicamos.

Bien lectores, como conclusión, les diría que la seguridad digital es algo que nos incumbe a todos y necesitamos tener precaución, pero sobre todo, saber que sin accesibilidad no hay seguridad.