Alterno

Mi nombre es Vanessa Trejo, nací el 9 de Marzo de 1974 en la Ciudad de México. Al nacer no veía, el diagnóstico de los médicos es que tenía cataratas congénitas, me operaron en 5 veces (2 en un ojo y 3 en el otro), afortunadamente pude ver con ambos ojos, en edad escolar, para ver el contenido del pizarrón me tenía que sentar hasta adelante del salón y usar anteojos, pues tenía miopía y astigmatismo, en esta etapa pude hacer mi vida casi normal, únicamente me costaba trabajo ver como todos los demás.


A la edad de 15 años me volvió a salir la catarata en el ojo derecho, me operaron de nueva cuenta, sin embargo, esta vez la intervención no fue exitosa, por lo que desafortunadamente ya no pude ver más con ese ojo.

Con la visión únicamente del ojo izquierdo, ingresé a la carrera de Ingeniería Química en la Facultad de Química en Ciudad Universitaria de la UNAM, terminé mi carrera, me titulé y trabajé en el área de análisis de riesgos, principalmente en el ramo de la petroquímica, así como en el área de Seguridad e Higiene y la Docencia. Asimismo, le ayudaba a mi mamá a trabajar en una pequeña tienda, pues ella nos impulsó a salir adelante, debido a que mi papá falleció en 1983.


En mayo del 2015, sentí una disminución en la vista y veía bolitas, me realizaron estudios y los doctores llegaron a la conclusión de que tenía desprendimiento de retina en el ojo izquierdo, resultado de ello me operan para pegar la retina, en este procedimiento usaron silicón, pues en la sala de operación los doctores se percataron de que casi era desprendimiento total. El resultado de esta intervención es que casi perdí totalmente la visión, de acuerdo a lo informado por los doctores, en ese momento tenía un resto visual de 20% aproximadamente, y por consecuencia desarrollé glaucoma.


En septiembre del 2015, tuve la oportunidad de  regresar a trabajar, sin embargo, me di cuenta de que ya no era lo mismo que antes, por el simple hecho de que ya no alcanzaba a ver el contenido desplegado en la computadora ni con la ayuda de lentes; en esta etapa el andar por las calles, se volvió más complejo, ya no podía revisar información de documentos en hojas de papel, pues ya no alcanzo a ver la información, a menos que use una lupa especial. Aunado a esto, la empresa comenzó a fallar en los pagos de nómina. Un mes después de haber regresado a trabajar, comencé a usar el bastón para andar por las calles. Estuve laborando alrededor de 6 meses más.


En ese momento me di cuenta de que tenía necesidad de irme a rehabilitar y necesitaba ayuda; los doctores que me rehabilitaron fueron muy amables y sobre todo muy exigentes, lo cual agradezco infinitamente. En agosto del 2016, entré a Agora que es una escuela que enseña a personas ciegas o con baja visión a usar la computadora con parlantes y magnificadores de pantalla.


Actualmente trabajo en la empresa HearColors, realizando pruebas de accesibilidad en páginas web. Ésta es mi mayor rehabilitación, porque realmente me hacen sentir útil.


No obstante, me gustaría tener la oportunidad de volver a realizar análisis de riesgos, impartir clases de matemáticas, física y/o química a personas con discapacidad visual, así como elaborar material didáctico para una mejor comprensión de éstas áreas


Sé que este texto es una biografía, pero si me gustaría puntualizar, que aunque actualmente se ha trabajado más en el tema de inclusión para las personas con discapacidad, aún hay mucho trabajo por realizar en este rubro, ya que las oportunidades de empleo para las personas con alguna discapacidad continúa siendo muy limitada.